Recomendaciones de cuidado

A tener en cuenta antes de arrancar el auto

Aceite Motor: revisar que esté en el nivel correcto. En caso que estuviese por debajo del nivel marcado, NO ARRANCAR el auto. Completar con el aceite preconizado indicado en el carnet de mantenimiento y llevarlo a un concesionario para su revisión.

Liquido de frenos: en caso de que esté por debajo del nivel normal, se puede arrancar el vehículo para mantener la salud de la batería. Pero no se debe circular con el líquido de frenos bajo, por lo que orientamos completar con el líquido preconizado y luego llevarlo a un concesionario para su revisión.

Liquido refrigerante: en caso que esté por debajo del nivel normal, orientamos completarlo con agua destilada. Nunca ponerle agua de la llave porque puede oxidar el motor.

Combustible: el combustible almacenado en el estanque puede degradarse, es por eso quesería conveniente agregar al menos 10Lt al tanque para mezclar con el combustible presente y evitar posibles danos en componentes como filtros, inyectores y cañerías.

Batería: Verificar si al poner en contacto el auto, todos los testigos del tablero encienden de manera normal. Caso contrario, no intentar el arranque. Será necesario recargar o sustituir la batería. En caso de largos periodos del auto inmovilizado, recomendamos desconectar la batería, según las instrucciones del manual de usuario.

Neumáticos: evaluar si los neumáticos presentan alguna deformación. Si las llantas estan muy cercas al piso (de manera anormal), es recomendable cambiarlo por la rueda de auxilio y llevar el neumático desinflado para cambio o inflado. Como prevención, orientamos aumentar la presión de los neumáticos durante el periodo de inmovilización.

Recomendaciones generales:

Motor: Darle marcha al auto y mantener el motor al ralentí durante al menos 5 minutos. Dejarlo en marcha sin tocar nada. Esto es necesario para que se recupere la batería y para que vuelvan a circular los fluidos del motor. Hacerlo idealmente, al menos 1 vez cada 5 días o 1 vez por semana.

Caja Manual : Pisar el embrague, e ir pasando la palanca de velocidades sobre todas las marchas y verificar que entren normalmente. Eso permite mantener la lubricación de los engranajes de la caja.

Testigos de Alertas de Encendido: Controlar que no se encienda ningún testigo de alerta durante el encendido. Caso contrario, consulte las indicaciones en el manual del usuario para saber cómo proceder con cada testigo que se encienda. Si el testigo que se enciende es amarillo o rojo son los de atención o alerta y a los que más importancia hay que darle. Siempre seguir las recomendaciones del manual del usuario.

Freno de estacionamiento: Si el freno de estacionamiento estuvo puesto muchos días, al quitarlo e iniciar la marcha, arrancar muy despacio para verificar que las ruedas no hayan quedado frenadas (pegado de pastilla de freno al disco). Si llegó a pegarse poco, al circular despacito se va a ir despegando, pero si sentimos que no cede y que lo seguimos sintiendo “frenado” no seguir circulando. Si el ligar donde guardo el auto permite no poner el freno de mano, lo ideal es no accionarlo directamente.

Circulación moderada: Mantener una circulación normal sin exigir de inmediato fuertemente al motor. Pasar los cambios a un régimen moderado, a 1500 rpm o 2000 vueltas, no a 5000. No forzarlo. Y en el caso de caja automática, no acelerar de repente bruscamente. Todo muy suave al comienzo. Agregar combustible al tanque si éste estaba con un nivel inferior a ¼.