EL OPEL GTC PARÍS, UN COCHE DE CONCEPTO
QUE LEVANTARÁ PASIONES.

10-09-2010

  • Arte escultural: Proporciones dramáticas y nítidas líneas dinámicas
  • Ingeniería alemana: Motor 2.0 Tubo DI de 290 CV/213 kW; Suspensión adaptativa FlexRide
  • Asequible: Un “dream car” alcanzable
  • Impulso: El concepto aglutina la revitalización de la marca

París/Rüsselsheim. El coche de concepto GTC París representa la parte más pasional de Opel. Su papel consiste en mostrar como Opel puede interpretar la dirección recientemente establecida del diseño de la marca, creando una representación muy deportiva y emocional.

 

El Opel GTC París está diseñado para ser artísticamente esculpido utilizando nítidas líneas dinámicas. Al mismo tiempo, su ingeniería cuenta con la precisión alemana y está revitalizada con innovaciones tecnológicas, como un motor 2.0 Turbo con inyección directa de gasolina, una nueva ejecución de la suspensión adaptativa FlexRide y un diferencial autoblocante en el tren delantero.

 

El deportivo dos volúmenes de tres puertas es puro y deportivo, natural y al tiempo expresivo, a la vez que rotundo e icónico. En línea con el ADN de Opel, es un “dream car” alcanzable, concebido para mostrar la revitalización de la marca. Esta energía también se expresa en el vibrante y exclusivo color Rojo Metal líquido del exterior.

 

Pisándole los talones a la nueva generación del Opel Astra Sports Tourer que también se presentará por primera vez en el Salón Internacional del Automóvil de París 2010, el Opel GTC París es el siguiente paso en la definición de las formas de la nueva gama de Opel.

Diseño exterior. Líneas musculosas como los tendones de un sprinter

Con 4,46 metros, el Opel GTC París es del tamaño ideal para ser un compacto coche deportivo, pero aún ofrece espacio para cinco ocupantes. En su perfil, los diseñadores han maximizado la tensión limitando el número de líneas en el Opel GTC Paris. Tres líneas muy marcadas crean tensión y ofrecen una forma escultural. La forma de ala característica de Opel se introduce en la misma dirección en la que apareció por primera vez en el Opel Insignia – un suave pliegue a lo largo de todo el estribo lateral. Una segunda línea recorre desde la manilla de la puerta hasta la parte trasera, destacando la silueta deportiva del vehículo diseminando las superficies hacia un fino corte en la marcada línea de cintura. La tercera línea que sigue la silueta del techo está acabada en aluminio pulido marcando la línea de las ventanillas, lo que guía la vista hacia el acentuado spoiler integrado.

 

La sección de la cintura es el área más dramática del Opel GTC París. El punto más ensanchado se rebaja para darle una ancha apariencia atlética, dando al coche una presencia en la carretera muy poderosa. La línea del pilar C se lleva hasta la parte trasera y se ondula hacia el spoiler trasero, que está ingeniosamente integrado en la línea del techo.

 

El frontal es limpio aunque lleno de estilo y carácter e incorpora el típico pliegue central de Opel. Además está más acentuado por unos exagerados faros delanteros muy finos en forma de ojo de águila que actúan como paréntesis entre la refinada barra cromada con el logo y la dramáticamente baja parrilla delantera trapezoidal que destaca su carácter deportivo. Las características luces diurnas de LED están perfiladas con piezas cromadas cuidadosamente talladas que en sí mismas ya son una pieza escultórica.

 

La ancha silueta está acentuada en la parte trasera, donde las proporciones del coche son más imponentes. Esto es destacado por los pilotos traseros LED incorporando alargados grafismos nocturnos en forma de “ala” que hacen perfectamente reconocibles a los nuevos modelos de Opel durante la noche.

 

La aerodinámica de las dinámicas llantas de 21 pulgadas está optimizada con inserciones en fibra de carbono, que incluyen las tapas centrales.

Habitáculo hecho para el conductor

Repitiendo las simples formas fluidas de la carrocería, el sello distintivo del interior del Opel GTC París son las líneas y formas nítidas y depuradas, así como el uso extensivo de tapicería. El interior está orientado al conductor, haciendo una utilización del color en positivo / negativo. Mientras que el asiento del conductor es rojo con acabados en negro, el resto del interior está realizado en negro con pespuntes en rojo. Lo que ha inspirado este coche, una frase de la famosa novela de Richard Bach, Jonathan Livingstone Seagull está grabado caligrafiado con láser en el asiento… “y la velocidad era pura belleza”.

 

Los asientos deportivos baquet delanteros han sido especialmente diseñados para el Opel GTC París. Sus contornos conformados agresivamente y sus grafismos que complementan a la perfección el espíritu dinámico del coche están perfilados en titanio y rellenos con tela metálica negra, repitiendo los motivos de diseño vistos en las llantas con las inserciones de fibra de carbono.

 

El pequeño volante deportivo forrado en piel tiene inserciones metálicas. En el salpicadero, el interior continúa presentando los típicos motivos de la forma de “ala”  característica de Opel. En esta ejecución, la forma de “ala” se expresa en detalles como la forma de las manillas cromadas de las puertas y el acabado de la palanca de cambios. Los elementos diseñados con la forma de “ala” son inmediatamente evidentes en el acogedor panel de instrumentos envolvente que abraza los asientos delanteros. Se curva a todo lo ancho del habitáculo hasta las molduras de las puertas.

 

El equipo de diseño utilizó cuero y micro fibras para los asientos, felpa para las alfombrillas y un panel de instrumentos texturizado en negro. Estos materiales clásicos tienen un giro contemporáneo, no sólo en cuanto a la elección de tonos, sino también en los pespuntes positivo/negativo.

La ingeniería alemana ofrece un poderoso empuje con el motor 2.0 Turbo de 290 CV/213 kW

En línea con la estrategia de Opel de utilizar turbocompresores para obtener prestaciones eficientes, el Opel GTC Paris está propulsado por un motor de cilindrada relativamente pequeña con cuatro cilindros, turbo compresor de doble entrada e inyección directa de gasolina – un 2.0 Turbo con el mayor rendimiento de la gama equipado con una caja de cambios manual de 6 velocidades. Este poderoso motor ofrece 290 CV/213 kW. Tiene también doble variador de fase de distribución y dos árboles de equilibrado que son la base de las impresionantes cifras de prestaciones. Además, un diferencial autoblocante en el tren delantero ayuda a mantener el control sin limitar la disponibilidad de par de este avanzado motor turbo

 

A pesar de estas prestaciones, la responsabilidad medioambiental no ha sido olvidada. La tecnología Start/Stop mantiene las emisiones y el ruido en niveles bajos en tráfico urbano. Esto hace que el Opel GTC París sea frugal sin disminuir su carácter deportivo.

Las innovadoras tecnologías mejoran las prestaciones

Lo mejor de la tecnología de Opel para coches compactos se ha llevado al nivel más deportivo en el Opel GTC Paris. El chasis tiene un diseño especial con una silueta ensanchada para ofrecer el mejor comportamiento y manejabilidad. Además del diferencial autoblocante delantero, incorpora un eje trasero compuesto con el exclusivo sistema de Opel de timonería de Watt, y una nueva ejecución del sistema adaptativo de chasis electromecánico FlexRide.

 

El eje trasero compuesto mejorado con el inteligente posicionamiento de una timonería de Watt permite el magnífico comportamiento y el gran nivel de confort que está siendo ensalzado en el actual Opel Astra. Manteniendo las ventajas de tamaño, peso y eficiencia general del diseño del eje trasero compuesto por barra de torsión, sobre el clásico diseño multibrazo, la arquitectura con esta timonería de Watt adicional soporta mejor las fuerzas laterales de la suspensión en las curvas. También hace al coche más ágil y dinámico sin comprometer la estabilidad o el confort

 

El Opel GTC París también equipa el sistema de suspensión adaptativa FlexRide, que adapta continuamente la suspensión a los cambios en el estilo de conducción y a la velocidad de paso por curvas. Además de una experiencia de conducción más satisfactoria, el sistema FlexRide también ofrece mayor seguridad en situaciones de emergencia, ya que mejora la estabilidad del vehículo en toda circunstancia.

 

Todos estos elementos juntos permiten al concepto deportivo compacto Opel GTC París hacer el mejor uso de la potencia y la energía que anuncia su diseño.